Mensaje del Presidente

“Confianza y Compromiso, para el Bien Común”

Amigas y amigos Zapotitlenses hoy con profunda humildad y conciencia de la gran tarea que nos espera me presento aquí agradecido con Dios por la vida que nos ofrece a todos y con ustedes que han depositado su confianza en mí para trabajar por el bien común de Zapotitlán.

Todos nosotros somos conocedores de que los tiempos actuales son difíciles, nuestras fuentes de empleo se reducen, nuestra economía se ha debilitado enormemente como consecuencia de errores de algunos y de los trastornos mundiales.

Nuestros jóvenes no alcanzan a ver un futuro más alegre y real, con facilidad se entregan a la rebelión y a las conductas que nos entristecen y nos retan a todos a darles una respuesta sincera.

Nuestras escuelas requieren de mayores recursos para impulsar la educación de nuestros hijos, el sistema de salud demanda soluciones ante sus deficiencias, nuestras comunidades más lejanas se experimentan marginadas por falta de caminos transitables que nos hagan estar cercanos para comunicarnos, en muchos se escucha y se siente el desaliento y la búsqueda de caminos fáciles y escape en las adicciones, dependencias nocivas y deshumanizantes, estas son señales de los tiempos difíciles que ni siquiera nos es fácil medir ni mucho menos remediar de manera rápida y mágica, es más bien con la colaboración de todos que podremos dar pasos firmes para hacer caminos sinceros.

Hemos escogido la confianza y el compromiso por encima del miedo y la pasividad que conduce a la crítica sin sentido y parálisis de nuestro pueblo.

La grandeza de Zapotitlán está en la unidad, no en la discordia y la división seguimos siendo un pueblo de enormes valores y de recia tradición junto con el trabajo y la perseverancia que sabe luchar por llevar este precioso don que está sembrado en nuestros corazones ha llegado la hora de unirnos para dar un paso a la vez en nuestro crecimiento y desarrollo, siendo honestos y respetuosos de lo mejor de nuestra historia y de nosotros mismos.

Afirmar que nuestras familias son una belleza, que nuestro pueblo es fuerte y trabajador, es una proclama que nos cala desde muy adentro porque sabemos cuánto nos ha costado, pues esto no ha sido un regalo sino que no lo hemos ganado, hemos luchado por ello y en la medida que seguimos luchando sin duda que lo haremos más real y más fuertes.

Hoy quiero decir a las familias de Zapotitlán que mi compromiso es con ustedes velar que los valores se promuevan y que los espacios comunes tengan orden y armonía.

Mi compromiso es con ustedes Jóvenes y adolescentes que son nuestra alegría y nuestro orgullo, nuestra fuerza y nuestro impulso. Me comprometo a custodiar su educación para que ella los haga alcanzar los ideales nobles que ustedes buscan y merecen.

Mi compromiso es con ustedes niños y niñas porque Zapotitlán se alegra de sus risas y sueños y lucha impulsando por su inocencia.

Mi compromiso es con ustedes hombres y mujeres trabajadores de este gran municipio rescatando los valores que nos hacen libres, sinceros y felices.

Mi compromiso es con mi conciencia que me reclama ser una persona íntegra para trabajar para trabajar por ustedes y con ustedes. Invitándolos a luchar juntos donde cada uno seamos responsables del bien de todos con la mirada en el horizonte y la bendición de Dios con nosotros.

Sigamos construyendo el gran regalo de la libertad y de la valentía de la justicia para que podamos entregar estos ideales a las siguientes generaciones y encuentren en ellos la realización sincera y honesta de sus decesos más profundos.